CONSEJOS PARA UNA ALIMENTACIÓN SANA Y EQUILIBRADA PARA LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA:


1. VARIADA. Acostumbra a tu hijo/a cuanto antes mejor a comida de todo y a degustar todos los sabores de varios alimentos. La clave para educarlo en hábitos alimentarios saludables está al ofrecerle una alimentación variada desde sus primeros años de vida. Es difícil que el niño/a aprenda a comer bien si no le has dado la posibilidad de tener contacto con una gran variedad de alimentos.

2.  SANA. Elige los alimentos con menos grasa, con poca sal, abundantes vegetales (verduras, frutas, legumbres y cereales integrales), y en cantidades de acuerdo con su hambre y sus necesidades.

3.  EQUILIBRADA. Es imprescindible que conozcas el menú de la escuela, para complementarlo con el almuerzo, la comida, la merienda y la cena, y conseguir así una alimentación equilibrada. Los alimentos se tienen que distribuir a lo largo del día para que el cuerpo obtenga de ellos los nutrientes y mantenga el nivel de energía que necesita, según sus exigencias.

4. NUTRITIVA. Ofrécele alimentos de todos los grupos (frutas, verduras, carnes, peces, cereales, legumbres,…) para que puedan escoger los que más lo gustan. Está en tus manos evitar que tu hijo/a consuma habitualmente alimentos superfluos, plenos de calorías vacías, como dulces, refrescos, golosinas, patatas fritas de bolsa y similares o hamburguesas y pizzas.

5. DESEABLE. Si cocinas los alimentos (verduras, peces, legumbres,…) de diferentes maneras, combinas los alimentos que sabes que le gustan menos a tu hijo/a con otros que le gusten más y presentas los platos a la tabla de forma atractiva, tenso muchas garantías de que la comida se los resulte más deseable.

6. DIVERTIDA. Hazlos partícipes de la compra, la elaboración de comidas, la preparación de la mesa, etc. Esto puede ser una oportunidad para que aprendan buenos hábitos y disfruten de la comida.

7. SORPRENDENTE. Enséñalos todo el que sabes sobre los alimentos: para que sirven, qué funciones desarrollan en el cuerpo, qué cantidad necesita nuestro cuerpo de cada alimento…

8. ORDENADA. Disfrutáis en familia del momento de la comida o la cena, en un ambiente relajado y tranquilo, siguiendo un orden a la hora de comida: primer plato, segundo plato y postres.

9. CONSISTENTE. Asegúrate de que el niño/a hace como mínimo3 comidas consistentes al día: almorzar, comer y cenar. Y si pasan más de cuatro horas entre una y otra, anímalo a que tome un refrigerio.

10. EDUCATIVA. Es esencial que la educación de hábitos alimentarios saludables se lleve a cabo tanto a casa como la escuela. La educación exige de la familia paciencia, dedicación, constancia, disciplina, no hacer concesiones inaceptables y respeto por el hambre del niño/a, siempre que su ritmo de crecimiento y desarrollo se encuentre dentro de la normalidad.